Cuánta más belleza, más fuera del tiempo y de la pena, más inmortales.

04 junio 2017

El feliz flechazo del instante


“Ojalá te encuentre por aquí, en alguna calle del sueño. Es una gran alegría ésta de aprisionarte con mis párpados al dormir.” 

 Jaime Sabines




Creo que lo que brilla en las personas es la capacidad de emocionarse por la belleza de las cosas que ha visto, aunque como diga Platón, de la realidad sólo veamos las sombras. Inicié este blog para ponerle palabras al pensamiento, acaso a los sueños, pero sobre todo para intentar que todos los días de mi vida existiese un instante de belleza: un instante para pensar en ella, para disfrutarla o simplemente admirarla; para discurrir por ese laberinto que no es de la razón sino de la estética, para destilar sus destellos, para sonreír, para sentir esa extraña satisfacción que justifica la maravillosa teoría de que la belleza, siempre insólita y hermosa, es lo más bonito que hemos visto en mucho tiempo. 

Dentro de poco harán cinco años y creo que el propósito que da nombre al blog es lo que ha dado continuidad. Soy consciente de que no habré escrito un sólo párrafo que valga la pena (como lo hacía en aquella isla solitaria, y perdón por la inmodestia) pero de lo que estoy segura es que siempre han existido esos pequeños y fascinante lujos que perseguía, esos instantes: ya sea una imagen, una poesía, un texto, la belleza del Arte, un paisaje, las nubes, un gorrioncillo… 

Mi moral sigue invicta: no es superstición, es poesía.

3 comentarios:

Fernando dijo...

Enhorabuena por esa constancia. Nos has enriquecido mucho con tus escritos, siempre bellos.

Luilly dijo...

«Belleza y Felicidad», dos palabras que pugnan por encontrarse, como esos eternos amantes que desafían las adversidades por un instante de lo “sublime”.

Este blog es como un pequeño gran viaje, donde el traqueteo de los sentidos buscan la complacencia de las palabras bien construidas. Sus reflexiones íntimas y encriptadas son los esbozos de figuras que emergen y se manifiestan en la belleza de los pequeños detalles, de instantes detenidos capaces de doblegar la comisura de los labios y que son capaces de impactar en las miradas oceánicas de la incredulidad.

Por mi parte, la felicito en su propósito, y la animo para que nos siga deleitando entre gorriones, hilos rojos, arte y un sinfín de palabras que no se me ocurren ahora.

Abel Granda dijo...

¿Belleza?, ¡belleza es Ud!